Sion en la conferencia del ICCJ

El pasado mes de junio, una delegación de once miembros de la Familia de Sion tuvo la alegría de representar a la Congregación en la conferencia anual del Consejo Internacional de Cristianos y Judíos (ICCJ) en Boston, Massachusetts, Estados Unidos. Bajo el tema «Negociando Identidades Múltiples: Implicaciones para las relaciones interreligiosas», el acto abarcó facetas del diálogo que están en el candelero hoy en día.

Las anteriores conferencias del ICCJ se centraron en temas como el multiculturalismo, la secularidad, las religiones y la identidad, y las narrativas del yo y del otro. Este año, la «interseccionalidad» ocupó un lugar central en la conferencia. Este término, nuevo para algunos participantes, describe un marco que reconoce la compleja relación entre las identidades sociales y los sistemas de poder y opresión.

¿Qué es la interseccionalidad?

La premisa es que cada individuo tiene una mezcla de identidades, como la raza, el género, la edad, el estatus socioeconómico, la religión y muchas más, y las personas experimentan el mundo de manera diferente, encontrando distintos niveles de ventaja y desventaja social, de privilegio y sometimiento, en función de dónde se cruzan las capas de su identidad.

El programa

A lo largo de los cuatro días que duró la conferencia, los paneles empezaron analizando los escollos de los enfoques unidimensionales a la hora de abordar la marginación, la supresión y la explotación. A continuación, se profundizó en el debate sobre la interseccionalidad y se exploraron formas de colaboración para hacer frente a la opresión en los ámbitos judeo-cristiano e interreligioso, y en la sociedad en general. Varias hermanas de Sion tuvieron el honor de desempeñar papeles destacados en las sesiones plenarias y los talleres.

De izquierda a derecha, Sor Kasia Kowalska, Sor Mary Reaburn y Sor Celia Deutsch participaron activamente en las sesiones de la conferencia.

Momentos para el intercambio informal y las preguntas.

Contribución de Notre Dame de Sion

La hna. Kasia Kowalska formó parte de un panel plenario en el que se compartieron buenas prácticas sobre cómo hacer frente a la opresión mediante asociaciones locales que aborden situaciones de marginación e injusticia. También habló de su experiencia de restaurar un cementerio judío en Polonia en un taller sobre el potencial de los proyectos de servicio para fomentar las relaciones judeo-cristianas.

Con otros dos miembros del Comité de Teología del ICCJ, la hna. Celia Deutsch moderó un debate sobre el diálogo interreligioso, haciendo referencia a una guía educativa de los «Doce puntos de Berlín» del ICCJ de 2009 que puede utilizarse en las comunidades locales como recurso útil para el diálogo judeo-cristiano.

La hna. Mary Reaburn, de la comunidad australiana de Sion, aceptó el llamamiento del ICCJ para ampliar la experiencia en las relaciones judeo-cristianas e integrarla en un contexto más amplio. Co-dirigió un taller que dio voz a los pueblos indígenas de Australia y a sus búsquedas de justicia tanto para ellos mismos como para los demás.

Un “Día de Sion” para reflexionar tras la conferencia

Después de la conferencia, las siete hermanas de Sion, dos Asociados de Sion y dos Amigos de Sion se quedaron en Boston para un quinto día de reflexión sobre lo que habían aprendido y las cuestiones que planteaba.

Kevin Farrell, amigo de Sion, quedó impresionado por los relatos que escuchó sobre los prejuicios religiosos y la desigualdad racial. “Reflexionando sobre estas dos cuestiones”, escribió, “me di cuenta de cómo la ignorancia, los prejuicios y la discriminación nos empequeñecen a todos”.

La hna. Ania Bodzinska apreció los talleres en grupos reducidos y las conversaciones informales, que permitieron un compromiso personal con los ponentes. Valoró especialmente sus intercambios con miembros de la comunidad judía estadounidense.

En su último día en Boston, la delegación de la Familia de Sion reflexionó sobre lo que había aprendido. Foto de la izquierda, de izquierda a derecha: Ania Bodzińska, Polly Holmes, Iuliana Neculai, Murray Watson, Maria Odor Malau, Celia Deutsch, Margaret Shepherd, Kevin Farrell, Brenda Farrell y Kasia Kowalska.

De cara al futuro

Durante la jornada de reflexión, los participantes se plantearon qué pistas tomar en sus propias vidas, dentro de la Familia de Sion y en el mundo.

A nivel personal, la hna. Margaret Shepherd reconoció la necesidad de empezar por construir nuestra vida interior en aras de la justicia social, y señaló cómo participar activamente en el diálogo fomenta el diálogo posterior.

En el seno de la Familia de Sion, ya está prevista una reunión en línea a finales de año, para compartir los temas de la conferencia de este año con quienes no pudieron asistir.

Mientras tanto, la hna. Kasia tiene la intención de llevar adelante sus reflexiones sobre la interseccionalidad en su trabajo sobre el antisemitismo, el racismo y las relaciones interreligiosas, consciente de la importancia de la inclusividad y la escucha.

La asociada de Sion Polly Holmes se sintió envalentonada en su lucha contra el antisemitismo y el racismo. Piensa implicarse más en las comunidades locales de relaciones judeo-cristianas, y está deseando compartir lo que aprendió con colegas y alumnos del colegio Notre Dame de Sion de Kansas City (EE.UU.), donde trabaja.

Para Murray Watson, asociado de Sion, el acontecimiento desencadenó nuevas incertidumbres. Habló de sentirse llamado a un enfoque nuevo y diferente del diálogo. “Pero aún no tenemos claro”, dijo, “cómo podría ser exactamente ese nuevo enfoque”.

Todos los delegados de Sion abandonaron la conferencia con la cabeza llena de preguntas e ideas y una nueva energía para afrontar con valentía y creatividad los retos siempre cambiantes del diálogo.

[Foto de la página de inicio: The embrace, uma escultura de bronze em Boston, da autoria de Hank Willis Thomas, em homenagem a Martin Luther King e Coretta Scott King.]