La Congregación de Hermanas de Nuestra Señora de Sión se une a todos en las oraciones y acciones por la paz en Ucrania. Nos hacemos eco de las palabras del Papa Francisco: ¡que callen las armas!” y “No dejemos de orar, es más, supliquemos a Dios con mayor intensidad”. Nos unimos a su llamamiento a una jornada universal de oración y ayuno el 2 de marzo.

Nuestras hermanas en los países vecinos y más allá están conmovidas por las expresiones de solidaridad que están presenciando.

Además de las manifestaciones, los actos de recaudación de fondos y las vigilias de oración, las personas y las organizaciones, incluidas aquellas en las que trabajan las Hermanas, se están uniendo para apoyar directamente a quienes huyen de la violencia. La respuesta incluye la cobertura de necesidades básicas como ropa, alimentos e higiene básica, atención médica, transporte e interpretación de idiomas.

Como congregación, rezamos en acción de gracias por quienes están tendiendo la mano para ayudar, superando el miedo, para estar presentes ante los afectados con valentía y generosidad.

Seguimos rezando por el pueblo de Ucrania y las regiones circundantes, y por los que sufren en los conflictos actuales en todas las partes del mundo.

 

site by airgid